Speed es como popularmente se conoce a las anfetaminas que son sustancias estimulantes.
Se encuentra en forma de pastillas o polvo que se esnifa, igual que en el alcohol, esta argumentación induce más a la confusión que a la clarificación.
La gran mayoría de speed que circula por el mercado negro es en gran parte cafeína con anfetamina.
Se utiliza en el ámbito médico por sus propiedades terapéuticas reconocidas (como supresor del apetito y en el tratamiento de la narcolepsia y del TDAH (Trastorno del Déficit de Atención con Hiperactividad).

EFECTOS
A los pocos minutos provoca excitación y euforia, sensación de energía, invencibilidad y aumenta la seguridad en uno mismo.
Suprime el apetito, el cansancio y el sueño.

EFECTOS ADVERSOS
Horas después puede aparecer agotamiento, depresión y ansiedad.
Puede notarse sequedad en la boca, sudoración, dolor de cabeza y aumento de la tensión arterial y de la temperatura, además de insomnio, pérdida de apetito y rechinar de dientes.
Las probabilidades de una reacción adversa pueden ser más probables en personas con hipertiroidismo, glaucoma, diabetes o enfermedades cardiovasculares como angina, hipertensión o arritmias.
También comporta un aumento de la tasa cardíaca, del ritmo respiratorio y de la presión arterial, hipertermia, insomnio, 'mandibuleo' y convulsiones.
Cuando su consumo es habitual existe la posibilidad de que aparezcan episodios psicóticos.

SOBREDOSIS
Tomar demasiado speed puede provocar una ansiedad intensa que incluso puede conducir a ideas suicidas, insomnio, paranoias, alucinaciones y agresividad, así como convulsiones, un aumento excesivo de la temperatura del cuerpo, hemorragias cerebrales o graves problemas cardiacos que requieran el ingreso hospitalario o conduzcan a la muerte.
Dado que la anfetamina es un poderoso estimulante, y dadas las condiciones que impone el mercado negro es muy difícil conocer su concentración y pureza por eso las rayas han de ser pequeñas y se debería espaciar su consumo para evitar un exceso de estimulación.

ABUSO Y USO CRÓNICO
El consumo continuado puede provocar una fuerte dependencia psicológica y una rápida tolerancia (necesitas consumir más para obtener el mismo efecto) creando problemas psiquiátricos y cardiacos.

WARNING!!!
Mezclarlo con alcohol produce una intensa deshidratación y puede llegar a producir un golpe de calor.
Si se esnifa hay que tener en cuenta que compartiendo el rulo se pueden transmitir enfermedades infecciosas como el VIH y la hepatitis C.
Hay que tener en cuenta las siguientes interacciones potencialmente peligrosas:
• Con medicamentos: Especial atención. Con furazolidona (medicamento para el tratamiento de la diarrea infecciosa) o con IMAOs inhibidores de la monoaminaoxidasa) pueden provocar reacciones hipertensivas graves.
• La anfetamina puede reducir el efecto de la guanetidina (medicamento para el tratamiento de la hipertensión).
• Los antidepresivos tricíclicos, el bicarbonato y las píldoras anticonceptivas podrían aumentar el efecto de la anfetamina y, por tanto, aumentar la probabilidad de reacción adversa (complicación cardíaca). 

SPEED + ALCOHOL =perill

SEXO Y KETAMINA
Ten en cuenta que tomar ketamina puede hacer que descuides el uso del preservativo y ponerte en riesgo ante el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.