MEDIANTE LA TÉCNICA RNA FISH-FLOW

Un estudio del Instituto de Investigación Vall d’Hebron (VHIR) de Barcelona ha conseguido determinar, mediante la técnica RNA FISH-flow, que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se transcribe en una subpoblación de células, conocidas como T CD4+ effector memory, de memoria de larga vida que persisten en los pacientes durante años aunque lleven tiempo en tratamiento antirretroviral.

La responsable de Investigación Traslacional del VIH en el Grupo de Investigación en Enfermedades Infecciosas del VHIR, la doctora María José Buzón, explica que “hasta ahora, una de las grandes incógnitas había sido averiguar dónde se encontraba el reservorio y, en concreto, que tipo de células era el que estaba soportando la replicación del virus en pacientes que reciben tratamiento antirretroviral”.

Este estudio utilizó una nueva tecnología que permite visualizar el ácido ribonucleico (RNA) viral en las células individuales de forma más sencilla. “El RNA FISH-flow, que es el nombre de esta tecnología, permite obtener por citometría de flujo un mayor volumen de información y en una muestra más pequeña en comparación con la técnica convencional de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR)”, añade la coordinadora de la investigación.

Ventajas

Sobre las ventajas que plantea esta nueva técnica, la estudiante predoctoral del grupo, la investigadora Judith Grau, señala que “permite hacer marcajes de superficie para fenotipar las células con las que se está trabajando e identificar su naturaleza”.

De este modo, “es como han llegado a identificar la subpoblación de células T CD4+ effector memory como el reservorio del virus que se transcribe en pacientes que están en tratamiento antirretroviral, y han sido capaces de hacerlo a partir de una cantidad muy reducida de células”, resalta el centro de investigación.

Otra de las virtudes que destaca el VHIR, “es que facilita tanto la identificación de otros tipos celulares gracias a los marcadores superficiales, como la posterior comprobación de si estarían o no transcribiendo el virus del VIH para diseñar terapias dirigidas a esas células con el fin de eliminar el reservorio viral”.