El Tribunal Superior de Londres determinó hoy que el Servicio de Sanidad Pública de Inglaterra (NHS England) financie un fármaco de prevención del VIH, después de que las autoridades sanitarias consideraran que sufragar ese medicamento no era su responsabilidad.

El caso fue llevado ante la justicia británica por una organización benéfica de lucha contra el sida, National Aids Trust, cuando el NHS adujo que no podía asumir la financiación de la profilaxis de pre-exposición (PrEP) para el VIH, un antirretroviral considerado muy efectivo para prevenir la infección por el virus.

El fallo del Tribunal Superior supone una victoria legal para la citada organización contra el sida, que lo considera un "punto de inflexión" en la lucha por frenar la propagación de la enfermedad.

Ese fármaco, que se administra en forma de píldora diaria y tiene un coste mensual de 400 libras (472 euros) por persona, se emplea ya en EEUU, Canadá, Australia y Francia para proteger a las personas que se encuentran en situaciones de mayor riesgo de contagio.

Antes de conocerse la resolución, el NHS England había argumentado que al tratarse de un tratamiento preventivo, la prescripción de PrEP no era su responsabilidad, sino de los servicios de prevención del sida a cargo de las autoridades locales o ayuntamientos.

Además, NHS England había señalado que si daban prioridad a PrEP, existía el riesgo de que los ciudadanos demandaran un acceso similar a otros medicamentos preventivos.

En unas declaraciones a los medios británicos tras conocerse el dictamen de hoy, Michael Brady, director médico de la organización VIH/SIDA Terrence Higgings Trust, indicó que el PrEP ofrece "otra línea de defensa" contra la enfermedad, junto con el empleo de preservativos y los controles médicos regulares.

"Instamos al Gobierno, al NHS England y a las autoridades locales a que hagan que el PrEP sea una prioridad clave en la lucha contra el VIH", concluyó. EFE