Una filtración de la llamada «Ley de Resistencia Familiar» revela que los políticos indonesios planean implantar centros de rehabilitación para las personas LGBT+, y también penalizar los vientres de alquiler y el sadomasoquismo. La ley incluye homosexualidad y sadomasoquismo en de la categoría de «desviaciones sexuales».

 

Pese a que la homosexualidad es legal en la mayor parte del país, hay zonas (como Aceh y la ciudad de Palembang) donde los homosexuales pueden ser azotados en virtud de la sharia. La actitud general hacia la comunidad LGBT+ es cada vez más hostil, en parte debido al incremento de personas que apoyan la sharia.

Este sentimiento podría verse reflejado en la ley que ha sido filtrada a la agencia Reuters. Al parecer, la ley dicta que cualquier persona que participe en un contacto homosexual o sadomasoquista está obligada a presentarse en los centros de rehabilitación gubernamentales para «recibir tratamiento». Si no lo hace, las autoridades tendrían derecho quitarle a sus hijos. La ley también establece que las esposas deberán «ocuparse de las tareas del hogar».

Hasta ahora, la nueva ley ha recibido el apoyo de políticos de cuatro partidos. Aunque ya se ha colado entre las prioridades parlamentarias de los próximos cuatro años, los debates con el gobierno todavía no han comenzado. Por el momento, la ley ha sido condenada por numerosas organizaciones que trabajan en favor de los derechos humanos, como Amnistía Internacional.

OUTtv