Activistas y políticos de toda Croacia han condenado la quema de una estatua de carnaval que mostraba a una pareja homosexual con su hijo.

El festival, al que acudieron cientos de personas, tuvo lugar el domingo en la pequeña ciudad sureña de Imotski. Una gran estatua que mostraba a dos hombres abrazándose fue incendiada frente a una multitud que lo celebraba al son de la música fúnebre.

El incidente se produjo pocas semanas después de que el Tribunal Constitucional de Croacia dictaminara que las parejas del mismo sexo tienen derecho a acoger niños como parte del procedimiento de acogida.

El presidente Zoran Milanovic expresó su indignación en Facebook, calificando la quema como un "acto triste, inhumano y totalmente inaceptable".

"El odio hacia los demás, la intolerancia y la inhumanidad no son ni serán una tradición croata", escribió.

El Presidente Milanovic añadió que los organizadores del evento deberían estar avergonzados y exigió una disculpa pública, especialmente porque el evento lo presenciaron muchos niños.

El coordinador de la asociación, Daniel Martinovic, dijo a Euronews que estaba "sorprendido" por el "apoyo declarativo" de los políticos del país. "Debemos ver ahora si la policía y el fiscal reaccionan y presentan cargos contra este crimen de odio".

El diputado socialdemócrata Arsen Bauk también anunció que presentará cargos contra los organizadores del carnaval.

euronews