En un hecho inédito, la justicia de ese país aprobó la solicitud de la pareja de hombres. Uno aportará los espermatozoides, una mujer anónima sus óvulos, mientras que una amiga de la pareja aportará su vientre.

En un fallo sin precedentes, una jueza de Familia de Viedma, en Argentina, autorizó a una pareja gay a tener un hijo mediante maternidad subrogada (también conocida como vientre de alquiler). Es el primer caso en que se autoriza la transferencia embrionaria al vientre sustituto antes de iniciar el tratamiento.

"Esta es la única posibilidad que tienen de tener un bebé biológico", dijo la magistrada María Laura Dumpé a Infobae. 

El procedimiento se hará a través de una fecundación in vitro. Uno de los integrantes de la pareja aportará la esperma y una donante anónima los óvulos. Luego, los embriones se gestarán en el vientre de una amiga cercana de los hombres, que ya tiene tres hijos. 

Además, Dumpé ordenó la inscripción del o los bebés a nombre de la pareja, que lleva 14 años junta y tiene registrada una unión convivencial, y dispuso que los médicos "no inscriban a la madre portadora". Antes de tomar la decisión, descartó el concepto de explotación de la madre sustituta, ya que el objetivo de la gestante "es totalmente altruista". 

"Ese bebé o esos bebés van a salir de la clínica en la que nazcan como hijos de ellos: papá y papá, no va a haber madre", explicó la jueza. 

Además, señaló que la mujer de 35 años le dijo "que ellos son como su familia, sus hijos los consideran sus tíos, y que ella quería ayudarlos. Que ya lo había conversado con sus tres hijos y que lo habían entendido: El menor de ellos, de hecho, le dijo: 'Mamá qué bien, vamos a tener un primo'". 

Y agregó: "En este caso, no hay forma de que se reclame que ella es la madre biológica, porque no va a aportar sus óvulos, sólo va a prestarles el vientre".