Varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres

Hannover, 14 ene (dpa) – Ya sea con inscripción en los registros parroquiales, una simple bendición o aún algo inoficial: el camino al altar será más fácil para las parejas homosexuales alemanas.

Varias Iglesias evangélicas de diferentes regiones alemanas han equiparado este año la alianza entre dos mujeres o dos hombres. Y a pesar de que en la Iglesia católica la bendición de estas parejas solo sucede en secreto, cada vez se elevan más voces pidiendo una regulación oficial, y no sólo en las bases. El hecho de que el papa haya cambiado totalmente el tono respecto al tema de la homosexualidad, es para muchos una señal de esperanza.

“En la Iglesia evangélica hay un panorama variado”, comenta Markus Gutfleisch, portavoz del grupo de trabajo ecuménico Homosexuales e Iglesia. La Iglesia Evangélica en Alemania (EKD, por sus siglas en alemán) no tiene una regulación uniforme para las 20 Iglesias regionales que la componen. Las Iglesias evangélicas regionales de Baden, Berlín-Brandeburgo y la de Renania se decidieron en abril del pasado año por la equiparación como boda, en noviembre les siguió la Iglesia del norte alemán (Schleswig-Holstein, Hamburgo, Mecklemburgo, Pomerania). También la Iglesia regional de Sajonia -de tendencia conservadora- dio luz verde en octubre para la bendición eclesiástica de parejas homosexuales, aunque cada parroquia local tendrá que decidir en cada caso particular.

“Son las Iglesias de grandes regiones las que han decidido esta casi equiparación, las de regiones pequeñas observan y les seguirán”, asegura Gutfleisch. La precusora fue la Iglesia evangélica de la región Hesse-Nassau, que fue la primera en propulsar en el año 2001 la bendición de las parejas homosexuales y desde el 2013 también la primera en igualar esta bendición con el enlace matrimonial, incluida la inscripción en los registros parroquiales. La primera boda homosexual en agosto de 2013 en la localidad de Seligenstadt causó gran revuelo.

Con el paso de los años la mayoría de las Iglesias evangélicas regionales han logrado acuerdos para reglamentar al menos una bendición de parejas homosexuales. La Iglesia en el territorio de Wurtemberg no contempla ninguna posibilidad, en la región de Anhalt ha habido recién ahora una solicitud, la cual está siendo discutida.

La Iglesia católica no ha llegado tan lejos. “Hay bendiciones que se llevan a cabo, son algunos sacerdotes que se muestran dispuestos”, apunta Gutfleisch. “Esperamos que sean más quienes lo hagan en un futuro”. Las declaraciones del papa Francisco, que en los últimos meses ha expresado que los homosexuales no deben ser discriminados ni marginados, son alentadoras. “El tono ha cambiado completamente”, afirma Theodor Bolzenius, portavoz del Comité Central de los Católicos alemanes (ZdK, por sus siglas en alemán). “El papa quiere que tratemos a las personas de un modo diferente”. Los clérigos deben decidir en cada caso individual sobre el modo de hacerlo.

“Nos alegraría si también en la doctrina se cambiaran pequeñas cosas”, comenta Gutfleisch. Ya que el papa también ha dicho: “pecado es pecado” – aferrándose así a los principios fundamentales de la Iglesia católica. “No sé cuál es aquí el pecado de las personas homosexuales”, agrega Gutfleisch.

No obstante, el portavoz del grupo de trabajo Homosexuales e Iglesia ve un desarrollo entre los católicos. Si bien el movimiento laico del ZdK fue reprendido por el presidente de la Conferencia Episcopal alemana debido a la petición que reclamaba la bendición católica para parejas homosexuales, el Obispado de Essen también presentó la misma petición.

Por Michael Evers (dpa)

 

elmundo