La madre de Itaberlly Lozano, un joven homosexual, confiesa ser la responsable de su muerte; según ella en defensa propia, según su tío porque no aceptaba que su hijo fuera homosexual.

Itaberlly Lozano es un joven de 17 años cuyo cuerpo fue encontrado sin vida, con heridas por arma punzante, quemado y arrojado en una zona rural, al lado de la Autopista José Fregonei. La policía detenía como principales sospechosos del crimen a su propia madre, Tatiana Lozano, de 32 años de edad, y el compañero sentimental de esta, Álex Pereira, el miércoles, 11 de enero, en el municipio de Cravinhos, en el estado brasileño de São Paulo, quienes confesaban ser los autores del crimen. El tío del menor, Darío Rosa, habría revelado que su madre no aceptaba el hecho de que fuera homosexual.

La propia abuela de Itaberlly Lozano, quien habría alertado sobre la desaparición del menor, la semana pasada, ha sido la encargada de la identificación del cuerpo, que ha sido posible únicamente porque se encontró una pulsera a su lado. Se estima que la muerte se produjo hacía el día 29 de diciembre de 2016, pero no parece que se produjera en el lugar en el que fue encontrado, sino que lo llevaron hasta ese punto después de muerto. Una vez allí le habrían prendido fuego en un intento de asegurarse de que no podrían identificar el cuerpo.

Tatiana Lozano, la madre del menor, encargada de un supermercado, asegura que lo hizo en defensa propia porque su hijo se encontraba bajo los efectos de las drogas cuando inicia una disputa y llegó a amenazar a la familia. Asimismo, afirma haber cometido el crimen ella sola, pero la policía considera que su pareja sentimental también está implicada. El abogado de la pareja, Fabiano Ravagnani Junior, ha anunciado su intención de solicitar la libertad provisional para ambos alegando que la madre actuó en legítima defensa y que no estaba en su estado normal, indicando que el padrastro no ha tenido participación en el delito puesto que se encontraba durmiendo en ese momento.

Darío Rosa, tío de la víctima, asegura que toda madre debe proteger a su hijo, actitud que siempre ha echado en falta en la madre de su sobrino, quién según él mismo ha declarado, era un joven trabajador y muy educado. También ha explicado que madre e hijo peleaban a menudo, motivo por el que el joven se había mudado a casa de su abuela un año antes. Según su versión, Itaberlly no consumía drogas y habría sido la madre quien le habría llamado por teléfono pidiéndole que fuera a verla a su domicilio, enviándole un coche para recogerlo, siendo esa la última vez que fue visto con vida. Ante su ausencia, la abuela habría preguntado en casa de Tatiana, restando importancia a su desaparición y diciéndole que probablemente se habría ido a vivir con algún amigo.

El crimen ha tenido gran repercusión en las redes sociales porque días antes del trágico suceso, Itaberlly había publicado una fotografía junto a su madre, su padrastro y el hijo de este, de 4 años de edad, vestidos de Papá Noel para celebrar la Navidad escribiendo «La Familia en primer lugar»

Universo Gay