• Los recientes arrestos requieren de un examen anal que pruebe la homosexualidad del sospechoso, según la Policía.
  • El Código Penal tanzano prevé 30 años de cárcel para los gays y cinco para las lesbianas.

El Gobierno de Tanzania ha prohibido la importación y venta de los geles lubricantes utilizados por el colectivo homosexual, según fuentes oficiales, como parte de una serie de medidas represivas contra dicha comunidad.

La ministra de Sanidad, Ummy Mwalimu, justifica esta decisión con la afirmación de que la venta y, a veces la distribución gratuita de estos productos fomentan las relaciones homosexuales prohibidas en el país africano.

"Es correcto decir que el Gobierno ha prohibido la importación y la utilización de geles lubricantes para detener la propagación del sida. Estimamos que el 23% de la propagación del VIH en Tanzania es fruto de los encuentros sexuales entre hombres", dijo la ministra. Por eso, "he dado instrucción de retirar el producto del mercado", ha añadido Mwalimu.

La organización África LGBT con el Código Penal tanzano en la mano, afirma que las relaciones sexuales entre hombres son ilegales y pueden ser castigadas con 30 años de cárcel e incluso cadena perpetua. Respecto a las relaciones lésbicas, el texto prevé cinco años de prisión o una multa económica.

La agencia de noticias francesa asegura que aunque la ley reprima con tanta severidad las relaciones homosexuales, en la práctica, las autoridades se habían mostrado más tolerantes y los casos de arresto eran poco frecuentes.

Arrestos y examen anal para ver si el detenido es gay

Paul Makonda, el nuevo comisario general de Dar es-Salam, la ciudad más poblada del país, ha lanzado este mes una campaña antigay caracterizada por los arrestos en discotecas e incitar a los defensores del colectivo a cerrar sus cuentas en las redes sociales.

Fuentes policiales han confirmado a AFP estos recientes arrestos donde los sospechosos deberán pasar un examen anal que confirme o no su homosexualidad.

Otro incidente revelador del clima actual en Tanzania, es el de la popular cadena de televisión local, Cloud TV, que emitió el pasado 28 de junio la entrevista de un hombre, de 28 años, hablando de su condición homosexual.

Acto seguido, la Autoridad de Regulación de Comunicación en Tanzania (TCRA) convocó a los responsables del canal para forzar la emisión de unas disculpas públicas en su telediario en los cinco días siguientes al encuentro.

El Mundo