El grupo socialista en la Asamblea de Madrid ha criticado este lunes la denegación, por parte de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, de sendas subvenciones a dos proyectos de la organización Kifkif y dirigidos al acogimiento de refugiados y solicitantes de asilo LGTBI.

Según ha expuesto la diputada Carla Antonelli en la comisión del ramo, a ambos proyectos se les concedió, en la resolución provisional de la convocatoria, una ayuda de 60.145,67 euros, pero finalmente se les denegó en la resolución definitiva.

 

El primero de esos proyectos es un piso para cobijar a solicitantes de asilo LGTBI en situación de emergencia, y ya recibió el año pasado una subvención de 49.900 euros, mientras que la segunda iniciativa, que Kifkif presentaba por primera vez, es otra vivienda específica para personas trans.

Sin la subvención, ha lamentado Antonelli, Kifkif se verá obligada a cerrar la primera casa, en la que actualmente residen cuatro personas, y dejar sin abrir la segunda.

Fuentes de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad han indicado a Efe que, para la convocatoria de 2019 de las ayudas con cargo al 0,7 % del IRPF, Kifkif presentó un total de 17 proyectos, de los cuales seis pasaron el corte y han sido subvencionados con un total de 133.000 euros.

Los proyectos subvencionados, señalan desde la Consejería, corresponden "a programas de intermediación escolar con LGTBI, promoción de salud y prevención de enfermedades, LGTBI sin drogas, atención psicosocial a personas con VIH/SIDA, sensibilización de jóvenes frente a los migrantes y personas LGTBI y otro sobre mediación e intervención intercultural".

Además, agregan las mismas fuentes, Kifkif recibe por otra línea de ayudas 80.000 euros adicionales para dos proyectos dirigidos a población vulnerable, entre ellos uno dedicado a personas asiladas y población desplazada.

En la Comisión de Políticas Sociales, el secretario general técnico de la Consejería, Miguel Ángel Jiménez, ha precisado que los dos proyectos a los que aludía Antonelli obtuvieron 37 puntos con arreglo a las bases reguladoras (la puntuación mínima era de 38), baremación que "no ha dependido de una valoración ni de ningún juicio de valor".

Jiménez ha apuntado, en concreto, que los susodichos proyectos no sumaron puntos por no haber sido financiados en las convocatorias de 2016 o 2017 o no haber justificado su última ayuda con el informe de un auditor, y que tampoco consiguieron las puntuaciones máximas en base al número de trabajadores, horario de atención al público o potenciales destinatarios.

Antonelli, por su parte, ha acusado a la Comunidad de "volver la cara" a los refugiados LGTBI, y ha vinculado lo ocurrido a "las políticas de odio LGTBIfóbico y xenófobo de los socios de la ultraderecha del Gobierno". EFE