El consistorio pintó hace apenas una semana la glorieta junto a la ermita con los colores de este colectivo

El concejal de Urbanismo de Moncada, Vicent Conejero (EUPV) denunció ayer ante la Guardia Civil los daños producidos por unos desconocidos en una rotonda del casco urbano que el consistorio pintó la pasada semana con los colores de la bandera del colectivo LGTBI.

La rotonda, situada junto a la ermita de Santa Bárbara, amaneció el domingo con manchas de pintura blanca y trazos de grafitis de varios colores y algunas letras, aunque no se aprecia ninguna palabra o frase en concreto.

Conejero señaló ayer que de momento se desconoce la identidad del autor o autores de los destrozos, y consideró que igual podría tratarse de una «gamberrada» que de un ataque homófobo. «Lo que está claro es que lo ha hecho gente que no tiene muy claro que es eso de la diversidad, y que hay gente que tampoco entiende lo que es el civismo». El regidor sí ha señalado que el ayuntamiento repondrá en los próximos días la rotonda en el estado que presentaba cuando se inauguró a principios de la pasada semana. «Y si vuelve a pasar lo que ha pasado, la volveremos a pintar de los mismos colores», subrayó el concejal de Urbanismo.

Conejero recordó ayer que fue el pleno el que aprobó que el ayuntamiento tomara medidas en apoyo a los colectivos de gays y lesbianas. Una de ellas fue pintar con los colores de su bandera esta rotonda, que hasta ahora tenía como única señalización un bloque de hormigón.

Levante