• La víctima sería un niño de nueve años acosado durante todo el curso por sus compañeros de un centro público de la ciudad
  • Habría pedido ayuda a los maestros escribiendo mensajes en los ejercicios en clase

El Departamento de Enseñanza investiga un posible caso de acoso homófobo a un niño de nueve años que estudia en una escuela pública de Girona. El caso lo denunció l'Observatori contra l'Homofòbia el pasado sábado a la direcció general d'Igualtat. A partir de aquí, se activó el protocolo de aviso para estos casos y el asunto se puso en conocimiento del Departament d'Ensenyament.

La víctima habría sufrido vejaciones e insultos de sus propios compañeros de clase a lo largo de todo este curso escolar y no habría sido, por tanto, un caso de acoso puntual, sino reiterado.

Según fuentes de l'Observatori, el menor intentó pedir ayuda a los profesores escribiendo mensajes en los ejercicios de clase. Por ejemplo, en dibujos escribía frases como "por favor, ayúdarme", "tengo miedo" o "no me dejeis solo". En uno de los dibujos se veía el menor rodeado de oscuridad en un rincón del patio y, al otro lado del folio, con el fondo blanco, alumnos jugando. Además, la misma madre del menor también puso la situación en conocimiento de los profesores.

La Generalitat está en espera de recibir un informe del inspector para esclarecer qué ha pasado y decidir cómo actúa.

El hecho de que existan evidencias que hacen pensar que los maestros estaban al tanto de que había algún problema con este niño ha puesto en alerta a l'Observatori, que ha criticado el hecho de que la comunidad educativa no haya actuado con suficiente contundencia para proteger al niño . Consideran que la escuela pudo vulnerar el artículo 11 de la ley catalana contra la homofobia. Este artículo trata sobre el deber de intervención y recoge que "los profesionales, si tienen conocimiento de una situación de riesgo o tienen una sospecha fundamentada de discriminación o violencia por razón de orientación sexual", tienen "el deber de comunicarlo a los cuerpos y fuerzas de seguridad y al órgano competente ".

El Punt Avui