Jesús Tomillero, el primer colegiado español en reconocer públicamente su homosexualidad, abandona el arbitraje tras volver a recibir ofensas en un campo y «ver a toda la grada riendo»

El primer árbitro en reconocer su homosexualidad abiertamente no puede más: «Dejo el fútbol». La decisión la ha tomado después de que, tal y como adelantó lavozdigital el pasado sábado recibiera por segunda vez insultos de carácter homófobo desde la grada por parte de un aficionado. Por lo menos, así lo hará, hasta que, como asegura, «no exista una ley que nos dé más seguridad».

Según este joven linense, los últimos incidentes han sido la gota que han colmado el vaso. Para este colegiado lo más grave no fue que «un imbécil o un retrógrado» le insultara sino que toda la grada se riera cuando en el minuto 47 en el partido que enfrentaban los infantiles del Portuense y el San Fernando, un aficionado comenzara a gritarle: «¡Ese es el maricón que sale por la tele!» «¡Te vas a meter el gol por el culo, maricón de mierda!».

Además, según el joven colegiado no ha encontrado el apoyo en el comité de árbitros. Es más cree que el haberlo denunciado públicamente le ha perjudicado y le ha ocasionado problemas a la hora de su valoración como profesional.

Por estos motivos, y a la espera de que «el nuevo Gobierno haga una ley en la que los gays nos sintamos de verdad seguros ante esta clase de agresiones» ya ha comunicado su baja a la Real Federación Andaluza de Fútbol. Así que, si no cambian mucho las cosas, Tomillero dirá adiós «a su mayor pasión» y seguirá trabajando, ahora de manera exclusiva, de camarero en dos establecimientos de La Línea.

A pesar de haber tomado esta decisión, el joven gaditano agradece todo el apoyo recibido, tanto de sus familiares y amigos como de aquellos a los que no conocía de nada y le han transmitido «mucha fuerza». También valora el comportamiento que con su caso han tenido algunos políticos como Pablo Iglesias, varios diputados de Podemos y el PP de la Línea.