Es un estimulador del sistema nervioso. Da una sensación de energía, excitación y aumenta la confianza en uno mismo, suprime el apetito y el sueño pero provoca una fuerte dependencia psicológica.
La cocaína suele encontrarse en forma de polvo blanco cristalino que se esnifa.

EFECTOS
Minutos después del consumo se dilatan las pupilas, aumentan el ritmo cardiaco, la respiración y la temperatura del cuerpo. Te hace sentir eufórico, desinhibido y más fuerte.

EFECTOS ADVERSOS
Media hora después puede aparecer apatía, agotamiento, deseo de consumo y síntomas de ansiedad o depresión.
Los adulterantes más frecuentemente utilizados son: Estimulantes, como cafeína; analgésicos, paracetamol y fenacetina anestésicos locales, como lidocaína, procaína y benzocaína. Diluyentes (sustancias inactivas para dar volumen) más frecuentes son: manitol, glucosa, celulosa, lactosa, carbonato cálcico y sulfato cálcico (yeso).
Además, recientemente se ha detectado un antiparasitario veterinario, usado como corte, el Levamisol, cuyos efectos secundarios y efectos a largo plazo están poco investigados en el ser humano. 

SOBREDOSIS
Tomar demasiada cocaína puede provocarte una ansiedad intensa, insomnio, paranoias y alucinaciones que conducen a un comportamiento violento, convulsiones, un aumento excesivo de la temperatura del cuerpo, hemorrageas cerebrales o graves problemas cardiacos, cualquiera de los cuales puede llevarte a la muerte.

ABUSO Y USO CRÓNICO
Es altamente adictiva, su uso reiterado te provocará dependencia psicológica y una rápida tolerancia que hará que tengas que ir aumentando la dosis para conseguir los mismos efectos. Su consumo continuado aumenta el riesgo de sufrir trombosis, derrame cerebral e infarto de miocardio, acelera la arterioesclerosis y causa la ulceración de la mucosa nasal hasta la perforación del tabique nasal. La cocaína puede producir psicosis (psicosis cocaínica).

WARNING!!!
Es habitual consumir cocaína y beber alcohol. El consumo de una sustancia potencia el consumo de la otra, lo que conlleva consumir más de ambas y el aumento de los riesgos. Las resacas y bajones son más potentes, así como los riesgos relacionados con el sistema cardiovascular y nervioso.
Contraindicado para:
• Personas con enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, aneurismas arteriales, trastornos del ritmo, antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular grave...).
• Problemas del hígado y/o del riñón.
• Cuando se va a conducir vehículos o manejar maquinaria peligrosa.
• Cuando se tienen problemas psicológicos (ansiedad, trastorno bipolar, depresión, psicosis ó esquizofrenia) o se está atravesando un mal momento.
• Si se padece glaucoma.
• Si se está recibiendo cualquier tipo de medicación, espacialmente con IMAOs (inhibidores de la monoamino oxidasa, como p.ej. Nardil, Parnate, Marplan, Manerix y Deprenyl).
• Si se tiene hipertiroidismo, Epilepsia, Síndrome de Tourett u otro trastorno compulsivo. 

Compartiendo el rulo se pueden transmitir enfermedades infecciosas como el VIH y la hepatitis

COCAÍNA + COMPARTIR EL RULO = perill

SEXO Y COCAÍNA
La cocaína aumenta el deseo sexual y prolonga e intensifica el orgasmo, pero tambien puede hacer provocar disfunción eréctil. El consumo prolongado da lugar a la pérdida del deseo sexual. Tomar cocaína puede hacer olvidar el uso del preservativo y aumentar el riesgo de transmisión del VIH y otras infecciones de transmisión sexual.